Yoga, Mindfulness y mucho, muchísimos juegos que despiertan la conciencia, los sentidos, las emociones, el cuerpo y la mente.
 
Un ambiente en el que los niños tienen su espacio para la creatividad y el crecimiento personal, donde la prioridad es jugar: Juegos expresivos, cooperativos, de concentración y silencio, actividades lúdicas con ejercicios respiratorios, cuentos emocionales con actividades lúdicas complementarias y espacios libres para que el niño pueda expresar su verdadero ser en contacto con la naturaleza.

El propósito es jugar generando un aprendizaje social, emocional y de auto conocimiento. Y por supuesto, los profesores y los coordinadores han de estar certificados para impartirlos.
 


¿Pero qué es el Yoga para niños?

Es una actividad lúdica, donde el niño aprende a conectar con su cuerpo-mente y corazón, adquiriendo conocimientos que le servirán a lo largo de su vida, como el dominio corporal, seguridad y autoestima, equilibrio mental y la gestión emocional, entre otros.
 
¿Y el Mindfulness?

Es una forma de atención plena conectada con los sentidos, el lenguaje corporal y el cultivo de la capacidad de presencia en el mundo. Y además, el mindfulness para niños es una actividad lúdica, donde se aprende jugando a la vez que va creando conciencia del estado presente.

 
No se trata de imponerles una obligación más, pues los niños deben ser tratados como niños y desde su condición, necesitan jugar para alimentar su alma. Se trata de que, desde la perspectiva del juego, puedan despertarse en todos los sentidos y crecer como adultos mas humanos y conscientes.

Namasté.