No es sólo por quitarnos las molestias de alguna contractura o simplemente por relajarnos. El masaje va un poco más allá. El toque adecuado, la presión justa y la direccionalidad correcta, abraza nuestro cuerpo interno transmitiéndonos una sensación de paz y seguridad que nos permite relajarnos y dejar que el tejido se unifique, una vez que sea posible quitarle las adherencias formadas a través del estrés físico y emocional y también de los malos patrones posturales del día a día.

El Bowspring es un sistema que trabaja el cuerpo de forma integral a través del tejido conectivo, las fascias. Y en este sistema trabajamos masajes utilizando la técnica descrita arriba: toque adecuado, presión justa y direccionalidad correcta, de esta forma permitimos que el cuerpo se suavice para que haya una mayor conexión entre las partes, garantizando tono generalizado y fuerza cuando practicamos las posturas terapéuticas de este sistema y para nuestras acciones diarias.

En nuestra piel hay infinidades de células que envían información sobre el tacto fino, dolor temperatura y presión, y a través del masaje se consigue generar un equilibrio. Además los pies y las manos son de fundamental importancia en el momento de un masaje, pues es dónde empiezan las fascias y dónde hay un gran número de terminaciones nerviosas, y el trabajo de extender e integrar es fundamental para garantizar una mayor suavidad del tejido y una mayor integración de la información.

Una forma de liberar tensiones y cuidarse a diario seria a través del auto masaje con aceites vegetales de preferencia bio, puede ser sésamo, almendras, coco o oliva. Antes del baño masajear todo el cuerpo empezando por la cabeza y bajar hacia los pies. En las articulaciones masajear de forma redondeada y en las partes rectas con la direccionalidad de las fascias. Después de 10/15 minutos ducharse. De esta manera puedes descansar e hidratar la piel y el tejido y es una buena forma de eliminar toxinas del cuerpo.

Los niños también son gran forofos del masaje, una actividad estrella en las clases de yoga para niños. Están necesitados de este abrazo interno, dado que hoy en día, la mayoría de niños y mayores, sufrimos de problemas de integración sensorial y no lo sabemos, lo que muchas veces se generan etiquetas como inquietos, hiperactivos, maniáticos… La forma en que procesamos la información sensorial nos afecta directamente en nuestro comportamiento y en nuestro equilibrio sensorial y el masaje es una forma bonita e integradora para ayudar a encontrar ese equilibrio. Ver también: https://www.clubdeyoga.com/refinando-y-explorando-los-5-sentidos/

Espero que este pequeño artículo os ayude principalmente a abrir nuevas puertas para investigar: #Bowspring #integraciónsensorial #fascias #yogaparaniños.