Ganesha, el dios elefante  –  (Mitología hindú)

Ganesha es el dios con cuerpo de gente y cabeza de elefante, hijo del dios Shiva y la diosa Parvati. Cuenta la leyenda que su padre Shiva siempre estaba ausente, luchando en las guerras contra los demonios, así que no le vio nacer. Cuando su madre se bañaba por las tardes le decía a Ganesha que cuidara de la puerta del palacio. Que vigilara la puerta y no dejase pasar a nadie y Ganesha así lo hacía durante todos los días. Pero un día al retornar su padre de los campos de batalla, Shiva pidió a Ganesha permiso para pasar, pero Ganesha no reconoció su padre y muy fiel, de ninguna manera le liberaba el paso. Shiva se enfadó tanto que le cortó la cabeza, no reconociendo que era su hijo.

Parvati muy triste, lloraba desconsoladamente y Shiva delante de tal descontento prometió a Parvati que bajaría a la tierra y repondría la cabeza de su hijo con la del primer ser que encontrase. Sí, exactamente, el primer ser con que se tropezó fue elefante.

Desde entonces se le conoce como el dios rompedor de los obstáculos y dificultades. Se le considera también como dios de la buena suerte, cuidador de los hogares y negocios.

La figura de Ganesha, como todos los arquetipos de la mitología hindú está llena de significados:

  • Oreja grande: para escuchar mejor y asimilar ideas
  • Cabeza grande: Buena memoria e inteligencia
  • Hacha mano derecha superior: corta las ataduras y los obstáculos
  • Ojos pequeños: Para mantener la concentración
  • Boca pequeña: Para hablar menos
  • Cuerda mano izquierda superior: para alcanzar nuestras metas
  • Un colmillo: Para retener lo bueno y quitar lo malo
  • Mano derecha inferior levantada: bendiciones para tu camino
  • Trompa: capacidad de adaptarse a situaciones diversas
  • Barriga grande: para digerir las partes buenas y las malas
  • Bol mano izquierda inferior: simboliza los premios y recompensas
  • Ratón mirando el bol de laddus: los deseos incesantes de nuestra mente. Si la tenemos bajo control nos ayuda a armonizar el caos que ella nos puede llevar.

Se decía también que era un dios muy goloso, amante de los dulces y era frecuente que apareciera con un colmillo roto, pero no se le rompió por comer dulces, sino luchando contra un demonio. Para vencerlo, al final lo convirtió en un ratón y, es curioso, ¿no saben que, a los elefantes, a pesar de su gran tamaño y fuerza, tienen mucho miedo de los ratones?

Su capacidad de concentración, hablando menos y escuchando más, le proporciona una gran inteligencia que hace con que conquiste sus metas, cortando todos los obstáculos que va encontrando por el camino. Pero durante su camino, tiene la capacidad de retener lo bueno y quitar lo malo, adaptándose a las situaciones adversas, porque sabe que nuestra mente está llena de deseos y lo mejor es tenerla bajo control evitando el caos, para que al final del camino encontremos con nuestra recompensa.

Mantra: Om ganaphataye namaha

Para conmemorar el cumpleaños del dios Ganesha se celebra Ganesh Chaturthi. Es un festival que en el calendario hindú, tiene lugar normalmente entre el 20 de agosto y el 15 de septiembre y dura 10 días.

Clase práctica con los niños

Una de las formas de introducir el dios Ganesha en clase de yoga para niños, es contando su historia y luego trabajar la importancia de los sentidos en nuestra calidad de vida Refinando y explorando los 5 sentidos, ya que el arquetipo incorpora significados que colabora para ello.

La otra forma es montando un Circuito de Yoga para que los niños venzan cada obstáculo, simbolizando los obstáculos que podemos ir encontrando por nuestro camino y la mejor manera de afrontarlos.

¡Espero que os guste!

Hasta pronto.

#mitologiahindú, #yogaparaniños, #prácticas